Tarjetas plásticas de proximidad (RFID)

Etiquetas pasivas de RFID

Las etiquetas pasivas no contienen alimentación eléctrica interna. La señal emitida por radiofrecuencia del lector induce a la antena una corriente suficiente para que el minúsculo circuito CMOS integrado en la etiqueta pueda generar y emitir una respuesta. La antena tiene que ser diseñada previamente de manera especial, puesto que no sólo tiene que reunir energía suficiente, sino también tiene que emitir la señal de respuesta. Esta suele ser un número de identificación individual, pero a veces ocurre que la etiqueta incluye también una pequeña memoria (EEPROM) y al leer la etiqueta, también transmite el contenido de esta memoria al lector. Las etiquetas pasivas son extraordinariamente pequeñas, actualmente (2005) la etiqueta más pequeña comercializada es más delgada que una hoja de papel y con una superficie de 0,4 × 0,4 milímetros. El alcance de las etiquetas pasivas puede variar entre 2 milímetros (ISO 14443) y varios metros (ISO 18000-6), es decir, se pueden leer sus datos almacenados desde estas distancias dependiendo de las frecuencias utilizadas. Gracias a sus bajos costes de producción, estas etiquetas son las más utilizadas.

Etiquetas RFID semipasivas

Las etiquetas semipasivas son identificadores que se diferencian de las etiquetas pasivas en que llevan una minúscula batería incluida. Esta hace posible que el circuito integrado (CI) esté constantemente activo. La antena no necesita reunir energía y es optimizada para su función de emitir la respuesta. Gracias a ello, el tiempo de respuesta de este tipo de identificadores es más corto y el porcentaje de errores menor que en sus compañeros pasivos.

Etiquetas RFID activas

Las etiquetas o emisoras activas de RFID disponen de una fuente de energía incluida, que pueden suministrar energía suficiente para hacer funcionar cualquier CI y emitir señales. Tienen mayor alcance (hasta 10 metros) y memoria que las etiquetas pasivas. Algunas son incluso capaces de guardar datos emitidos por el cliente. Algunas etiquetas operan a base de impulsos para ahorrar energía. De esta manera pueden funcionar durante incluso 10 años. La emisora RFID activa más pequeña que se puede comprar actualmente tiene más o menos el tamaño de una moneda.

Fuente: Wikipédia (traducción del húngaro)

 

Antenas pasivas RFID

125KHz plasztikkártya

125KHz

13.54MHz plasztikkártya

13.54MHz